Wednesday Service (Rancho) – 7:00pm
Sunday Service (Rancho) – 9:30am
Sunday Service (Redlands) – 11:00am
Español Sunday Service (Rancho) – 12:00pm

11376 5th Street, Rancho Cucamonga CA 91730
75 Tennessee Street, Redlands CA 92373

Redlands History

La Iglesia Metodista Libre de Redlands ha sido referida como la iglesia con un principio de “semilla de mostaza” porque en marzo de 1925 una enfermera solitaria, tranquila y despreocupada confió a sus amigos su hambre por una iglesia. Como resultado, hubo una reunión en una carpa justo al oeste de la primera ubicación de la iglesia y después de la reunión 18 personas se convirtieron en los primeros miembros oficiales.

La construcción del primer edificio de la iglesia comenzó en la esquina de la calle de Webster y de la avenida de Colton y fue terminada y dedicada en 1926. Una casa reconstruida en la propiedad se convirtió en presbiterio.

Una nueva etapa comenzó para la iglesia metodista libre en Redlands en 1960 con la construcción de un campus nuevo y hermoso en la calle de Tennessee. Durante casi seis décadas, la iglesia de Brookside, el homónimo del vecindario circundante disfrutó de épocas únicas de este ministerio diverso para la comunidad de Redlands. Muchos siervos dotados y dedicados ayudaron a escribir la historia de la Iglesia Brookside.

Dios ha continuado haciendo muchas cosas maravillosas a través de los años en esta Iglesia Redlands y en la temporada más reciente se hizo evidente que una nueva obra del Espíritu de Dios estaba emergiendo, a través de una asociación formada con la Congregación Metodista Libre en Rancho Cucamonga.

Ahora, una iglesia multigeneracional y multicultural donde la gente se siente bienvenida, valorada y desafiada mientras busca, desarrolla y profundiza su relación con Jesucristo, CCF Redlands (formalmente Brookside Free Methodist Church) es una iglesia donde la gente encuentra a Dios y se convierte en una fuerza imparable en su comunidad. Una iglesia donde la gente de Redlands y las comunidades vecinas pueden conectarse con Dios y entre sí, crecer en el conocimiento bíblico para fortalecer estas relaciones vitales, servir a los demás con sus dones e impactar a su comunidad para Cristo.